EL que te vuelve LOCA y te pone el mundo al revés

02D2368B-C552-431A-BC2F-FAAEA9AD159C

Hoy, más que echarle porras al amor (que me encanta), porque soy una enamorada del amor total. Me fascina el enamoramiento, el coqueteo, los mariposeos etc etc, que todos hemos sentido.

Les conversaré sobre ese nuevo amor que miles de mujeres esperan, esperan y siguen esperando. No se si es cuestión de la época en que estamos viviendo, o es el país, que se yo; pero en Panamá hay un fenómeno de “falta de galanes” preocupante.

Muchas hasta relajean diciendo: “Es que del 100% de los hombres que valen la pena el 75% ya está ocupado, el 20% son gays y solo el 5% anda por ahí buscándo a ver dónde cae”.

Esa es una estadística inventada pero créanme que a veces parece cierta.

Ya ni siquiera se puede decir que ellas están a la espera del multimillonario Christian Grey que les ponga el mundo a sus pies, porque han entendido que esos están practicamente extintos, y resulta que ellas son mujeres emprendedoras o muy preparadas que la parte económica la tienen cubierta.

Sigue leyendo “EL que te vuelve LOCA y te pone el mundo al revés”

Quiero vivir más lento…

91C7B009-3933-4A7C-9DA8-A7A0C122DE74

Una de las cosas que debemos tener bien claro desde el preciso momento en que nos convertimos en adultos jovenes, es que la vida está en constante movimiento y cambios (algunos irreversibles). Quien se resista al cambio perece.

Los más significativos son cuando unes tu vida a otra persona, que no es nada fácil, y ni hablar cuando se tienen hijos y múltiples responsabilidades que conlleva tener una familia.

Hay gente, como yo jejeje, que ni siquiera recuerda como era la vida antes de toda esta montaña rusa.

Y en el camino vives cosas por temporadas, luego la vida cambia, conoces gente nueva (algunos se convierten en amigos y otros solo son de pasada), cambias de trabajo, vivienda, carros, cambias de look 100 veces; inventas nuevos hobbies y así, de verdad que es impresionante. Lo gracioso de todo es que no lo notas, a menos que hagas una pausa y un buen día te pongas a ver fotos antiguas, o te pongas a hacer remembranzas y empiezan a salir los cuentos de momentos que inclusive borraste sin querer de tu memoria, no lo notas para nada. Todo siempre es muy rápido, en un pestañeo se nos van los años.

Sigue leyendo “Quiero vivir más lento…”