SOLTAR LA MOCHILA Y SER FELIZ!

Hace ya más de un año he tomado la decisión de crearme el hábito de revisar mi interior todos los días, luego de despertarme y dar gracias al cielo por todo lo que me ha dado, empiezo puntualmente a ver lo que siento que debo mejorar en todos los aspectos de mi vida; en la búsqueda de minimizar nervios, ansiedades, preocupaciones, estreses, que no abonan en nada a la armonía de mi vida y la de mi familia.

Es entonces que, de vez en cuando, leo artículos o libros que me atraen al respecto y por supuesto no podían quedar por fuera algunos documentales de plataformas web.

Es así como flamantisimo y yo encontramos un documental en el que daban testimonio dos monjes ya mayores (uno de ellos el denominado hombre más feliz del mundo), estuvimos totalmente concentrado en lo que decían este par de señores.

Sorprendentemente, lo que dijeron no era nada que no supieramos, ni nada que solo con sentarse un ratito a meditar, nuestro sentido común no nos pueda decir. Ese precisamente es el punto, la gente ni hace pausas, ni se sienta a meditar y generalmente no le gusta usar el sentido común.

El protagonista de la serie, quien decidió ir a un fin de semana intensivo a escucharlos (hombre de treinta y tantos con mucho stress y ansiedad, como él mismo dijo), preguntó que cómo él podía hacer para bajar sus niveles de nerviosismo y ansiedad y para no tener insomnio?, cosa que nos pasa a casi todos.

El monje le contestó que es preciso que ante una situación de apesadumbramiento o angustia, lo ideal es hacer un alto y sentarnos primero a observar lo que ocurre, identificar qué es lo que nos inquieta y pensar en las medidas que se deben tomar para resolver de la mejor manera eso, que generalmente debe ir de la mano de “dejar fluir las cosas en su debido tiempo y curso” y puso un ejemplo que me impactó.

Navidad como te de la gana…

Cuando escucho a mis hijos esperando con ansias desesperadas y contando cuantos días faltan para la noche de navidad, reparo en que solo a esa edad es que realmente se disfruta la época navideña, ellos solo tienen que preocuparse por estar pendientes de la hora de salir a la posada, reunirse con los otros chiquillos que ya todos están disfrutando de sus vacaciones y estar siempre listos para asistir cualquier celebración navideña que se presente (trabajo de los padres, familiares que vienen del extranjero, encendida de arbolitos, desfile navideño etc), dicho sea de paso glotonear todo lo que les pongan por delante sin ninguna preocupación o remordimiento.  Sigue leyendo “Navidad como te de la gana…”