No puedo vivir sin tí; pero menos puedo vivir contigo…

Muchas mujeres en algún momento de sus vidas han tenido un pensamiento parecido al título de este artículo.

Es indudable que cuando todas nos casamos lo hacemos con el firme propósito de estar con esa persona para el resto de nuestras vidas; hasta que nos hagamos viejos y nos vayamos de este mundo terrenal.  Por supuesto que hay excepciones  y existen mujeres que van muy divinas vestidas de novia (con vestido de diseñador y boda de telenovela) pensando «si esta vaina no funciona, llamo a mi abogado y listo» y ni hablar del hecho de establecer un contrato prenupcial, ya eso es como decir que firmaste el 50% del divorcio que casi es un hecho; a mí personalmente me parece que así haya de por medio BILLONES, la confianza debe ser el punto No.1 de la agenda de pareja y firmar un contrato de esos es aceptar que no confían para nada entre sí, entonces resumiendo «para que car… Se casan??» Mejor vivir «arrejunta’o» como dicen en la campiña. Si quieren fiesta inventense una y ya.

Volviendo al punto medular; entonces llega ese momento incómodo y deprimente en que sienten que ya no quieren ver a esa persona ni en foto porque los resentimientos, peleas y problemas son el plato fuerte del diario vivir, en ocasiones con detonantes graves o hasta abandono y súbitamente se convierten de mujeres casadas a separadas y prontamente divorciadas.

Un tornado de sentimientos y preocupaciones seguidos de la consecuente depresión que los psicólogos llaman «luto». Entonces  de repente alguien que no sabe del divorcio, les pregunta por el susodicho; pueden escuchar dos posibles respuestas:

1) Gracias al cielo ya estoy divorciada de ese maldito, malparido, desgraciado etc etc (todos los sinónimos) y la gente queda con ojos pelados 😳😳, por cierto algunas drásticas hacen hasta fiesta de divorciada con Cake y todo ó;

2) La llorantina hasta con moco  diciendo cuanto lo amó y todavía lo ama, diciendo que no sabe como pudo pasar semejante situación y echando la culpa a terceros; cuando en realidad debemos estar claros todos los seres casados de que los matrimonios se rompen de dentro para fuera y no al revés.

Luego de eso se pasa a la siguiente etapa: el 80% de las mujeres atraviesan lo que llamo «la metamorfosis», se reponen del luto y viene bajando cuanto paseo por el quirófano, estética, spa, nutricionista que su bolsillo pueda y no pueda pagar, sumado a eso viene la transformación total del closet y los estrenos también abarcan nuevos círculos de amistades y hasta nuevo boy friend, jajajaja es que la reforma es total y absoluta señores; «se pasa la página con fuegos artificiales», los mismos ex-maridos terminan diciendo que se ven mejores que antes y algunos hasta hacen nuevos intentos de levante, aunque no me lo crean; – lo consiguen- jejeje conozco parejas que se han casado dos veces. No les voy a negar que me parece estupendo, porque soy pro parejas felices y pro familia y ver segundas oportunidades saludables es lindo.

Pero para aquellas a quienes el ex no las reconquistó; llega la segunda oportunidad y a veces hasta tercera oportunidad y descubren que ya a una edad con experiencia definitivamente que se tiene mejor visión; ya saben que quieren con la certeza que solo le dan los años y consiguen al verdadero AMOR DE SUS VIDAS; ese que efectivamente va envejecer con ellas y las va respetar y amar a ellas y a sus hijos, generalmente hombres que ya han tenido familia y lo que desean es tiempo de calidad en pareja, compartir lo que antes no compartieron, porque a ellos también la vida les ha enseñado.

Empieza una vida nueva señores, pasando página y a veces pasando libros completos, lo importante es levantarse, sacudirse las rodillas y avanzar.

Los cambios al principio difíciles, principalmente en lo referente a los hijos a quienes se les debe hacer entender que el divorcio es entre la pareja, JAMAS entre padres e hijos. La logística ahora es días con papi y días con mami y con sus nuevas parejas que se espera se lleven bien; la gente debería realizar que cuando se tiene un hijo (o varios) con una persona estas unida(o) a esa persona para el resto de la vida, se quieran o no; de manera que lo más inteligente es llevar la fiesta en paz por la tranquilidad de los vástagos principalmente, en la medida que los padres sean felices, los hijos lo serán y eso incluye a nuevas parejas que se reza para que sean buenas personas.

Una de mis invitadas en escritos anteriores me hizo un comentario muy gracioso «ella y sus hijos son como el combo de hamburguesa, soda y papita» en una palabra quien desee enamorarse de ese cuerpito latino debe enamorarse primero de sus criaturas y hacerlas felices.

Porque al final del camino señores, vinimos a este mundo a ser felices, no a ser perfectos y nadie nadie nadie tiene el matrimonio seguro ni comprado hasta la eternidad, la posibilidad de que se rompa el lazo está en cualquier punto de ese largo caminar, antes se creía que solo eran capaces de dejarse en los primeros años, pero que va!! Ya he visto gente divorciarse incluso cuando los hijos crecen y abandonan el nido, por eso la gran importancia de mantener el fuego encendido a toda costa porque esa a veces es la razón principal, algunos cuando se van los hijos, parecen un par de pingüinos congelados de lo fría que está la relación como pareja.

En fin, hay muchas razones por las cuales un matrimonio se rompe y queda la gente con el horrendo título de divorciado(a); afortunadamente los estados civiles legales ahora son solo soltero o casado jejeje

Existe también la gente que nunca se casó pero sí tuvo hijos y esas separaciones duelen igual, porque no es un papel lo que va definir el dolor que da terminar una relación que quisiste para siempre.

Creo ciegamente en que somos seres humanos pensantes, inteligentes y listos que debemos definir que es lo conveniente para ser felices todos y haya ganancia emocional. Es mejor un divorcio fabuloso que un matrimonio miserable. Y vivir de la apariencia no es una opción. (Uff! Conozco varios también) #Nombeno

Felicito a todas mis amigas solteras que en algún momento estuvieron casadas y han sido así de inteligentes, se han dado ellas una nueva oportunidad, que están más hermosas que nunca, que se llevan bien con sus exes por el bien de los chicos y logran la total armonía que se necesita, renaciendo todos los días como el ave fenix que tanto me encanta.

Besos y arriba mis Cuarentidivas; cada vez estamos mejores.

Felices por Siempre!!😆😆

Cuando todavía somos bastante jovenes y de repente se nos ocurre la genial idea de casarnos porque estamos perdidamente enamorados y calientes, pensamos que todo es como nos lo pintó Disney; la gran boda y luego como par de tortolos empezar a vivir juntos, felices y enamorados por siempre, lo que muchos mal llaman amor para toda la vida.
Pero adivinen, comprobado por mi misma y mi flamantisimo 🔊🔊 El amor para toda la vida no existe pa’que lo sepan.
Descubrimos en nuestra ya bastante cargada experiencia que uno se desenamora y reenamora varias veces a lo largo de los años. Y aquí viene la parte sabrosa.
El poco de divorcios que hay por ahí es debido a que en alguna de esas desenamoradas «guindan los guantes» y se dan por vencidos (bueno hay excepciones, hay gente que nunca debió ni casarse), pero refiriéndome a matrimonios compatibles, enamorados, mancuernas esos que dan gusto cuando están pegados como siameses, bueno esos jejejeje.
Ocurre un fenómeno horrible en donde la monotonía y problemas externos van mermando y amenazando sumado al hecho de que cuando hay hijos y ambos desean ser padres comprometidos (como debe ser) los chicos nos absorben como esponjas; y es en ese momento en que dices «nombre no lo quiero ver ni en pintura, que se largue ya mismo para estar en paz», muchos hasta ponen sus ojos en terceras personas pensando que serán la pomada para tan grande herida.
Pero al final aquellos que revuelven los hermosos recuerdos y ven atrás todo lo vivido y construído juntos y ese nido lleno de pichones dicen: mejor demosle una oportunidad a esta relación y es entonces cuando descubren que se reenamoraron y con mas fuerza que la vez anterior.
En nuestro caso una vez que lo vivimos nos dimos cuenta como volver a empezar y lo usamos como testimonio para todas aquellas parejas que percibimos enamoradas que están empezando.
Llega un momento en que todas esas mañas que ambos tenemos y por las cuales agarramos las verdaderas furias, se van convirtiendo en costumbre y te siguen molestando pero aprendes a vivir con eso jajajaja que cosa no!! La mala vida!
Al final solo les puedo decir que el matrimonio no es cuestión de llegar sino de mantenerse, nos convertimos todos como en pilotos de avión el que no sepa pilotear se va ya saben donde.
Consejos importantes para mantenerse:
Una cantidad absurda de paciencia.
Darle importancia a la cosas que de verdad la tienen.
Ser reservados con sus vidas (no todo mundo tiene por qué saber sus cosas) no permitir que NADIE interfiera y eso incluye suegras y otros familiares metiches.
Buscar soluciones y tomar decisiones juntos.
Tomarse tiempo a solas (sin los hijos) escaparse si es necesario.
Tener todo el sexo que se pueda de acuerdo al tiempo que llevan (al principio es casi a diario con los años eso cambia), pero consejo a las damas: lo que usted no dé, otra se lo da «ley de vida».
Y tener sueños y proyectos juntos; siempre algo que deseen hacer, en la medida que se van cumpliendo, poner otra nueva meta.
Y al final del camino convertirse no en jubilados sino en «jubilosos».(como los bellos padres de mi amiga Chiqui).
En fin el «felices por siempre» tiene sus tropiezos, lo que nunca dicen es que hay que volver a empezar varias veces como quien te tumba un rompecabezas.😜😜
A aquellos que tuvieron un matrimonio y no funcionó pues siempre hay segundas oportunidades (y terceras y cuartas) la cosa es que encuentres a tu otra mitad y seas felíz, al final a eso venimos a este mundo pero muchos aun no lo entienden.
Le dedico el blog de esta semana a mi flamantisimo a quien he tolerado bastante, pero el pobre se ha casado conmigo y le ha tocado bien difícil también jejejeje creo que si hubiera sido musulman me hubiera «repudiado» mi buen par de veces y me devuelve a la casa de mi mamá, ay! Dios no mejor me quedo acá con él….😆😆