Las Temidas Etapas

48E1F759-462E-48B2-A690-451DF845DEBC.jpeg

Me he sentado luego de una larga temporada sin escribir, porque la inspiración llega cuando llega, hay días de reflexión en que no deseo escribir solo un artículo sino como 5 con la dificultad de que se me atropellan las ideas en la cabeza, si ustedes supieran a qué nivel jajajajaja pensarán que estoy loca y quizás sí un poco como todos, pero es producto de una mente que jamás se detiene, ni dormida.

Pensativa se me vienen un mundo de recuerdos a la cabeza, gracias a que diariamente veo y escucho cosas que me llaman la atención.

Lo primero que tengo que recalcar y creo que ya lo he hecho en varios artículos, es que la velocidad a la que vamos llevando la vida sencillamente no es de Dios. Todo, absolutamente todo es urgente, importante y en corredera, lo que a mis 20 años se hacía igual pero con otro flow jejejeje ahora es como el tren bala.

Tengo que reconocer que eso de las transacciones bancarias por internet son la tapa del coco, esa es una de las cosas “bomba” que amo de la actualidad, así como la comunicación que ahora es expedita (bueno, cuando la gente le da la gana y no apaga los celulares), las comprar virtuales y lo mejor;  los servicios de transporte vía plataforma digital.

En mis veintes eran cosas impensables, la vida era un poco más lenta y se compartía más persona con persona, al menos lograbas que la gente te viera a la cara en vez de a la pantalla.

Pero además de todo esto me puse a recordar cuando muchas de las cosas que ahora no me gustan tanto, antes ni tenía la necesidad de pensarlas, la vida nos cambia a todas las mujeres radicalmente cuando tenemos hijos (por supuesto hablo de las madres comprometidas), pero no se crean que es un mini cambio, en mi caso fue como si me hubiese arrollado un camión.

Estar jovencita de novia para mí era lo más divino que podía pasarme, porque solo eramos él y yo, y nuestros pensamientos enfocados en la universidad, pasear, ir al cine, ir a la playa, a cenar, y todo lo que se ofreciera que fuera diversión estando juntos. Debo reconocer que fuimos y seguimos siendo una pareja bastante atípica, cuando decidimos estar juntos era precisamente para eso “estar juntos”, todavía en estos tiempos no logro entender esas parejas que hasta se casan y siempre anda cada uno por su lado, pero literal, los ves y siempre están solos porque su pareja anda en otro lado haciendo otra cosa, entonces pa’ qué se empataron?

Cosas como el peso ni siquiera pasaba por mi pensamiento porque era delgada modelo y hacía bastante ejercicio así que figúrense, las arrugas, las canas, por supuesto que tampoco nada guindaba, nada sobraba ni faltaba y nada estaba mal puesto jejejejeje (claro que me doy mi golpe de pecho porque me lo merezco). Lo que sí tuve siempre fueron ojeras, pero esas con cremitas y maquillaje desaparecían. En las noches nada de embatumamientos de crema y enredos, nah! Me lavaba la cara y a dormir.

Recuerdo que hasta era atrevida y llegué a broncearme con productos que contenían zanahoria de Hawaiian Tropic o el famosísimo Rayito de Sol, un tubo que me traían directo de Brasil, ya luego lo vendían acá, con eso quedaba hecha un caimito. Virgen Santísima! Que irresponsabilidad con mi piel, afortunadamente no lo hice mucho.

Luego el tiempo nos va enseñando que la piel pierde su tan preciado colágeno, elasticidad, luminosidad, y por ahí nos vamos hasta más allá de los 40 cuando comprendes que todo lo que te apliques e ingieras va directamente relacionado con la apariencia de tu cuerpo.  Afortunadamente, nunca he sido de fumar, ni beber, y no soy de amanecer pero si dejé de hacer ejercicios hace muchos años, a ratos me dan remordimientos y arranco a caminar pero este cuerpito pesa mil libras más que cuando hacía mis recordados aeróbicos y quedaba sanita.

Aunque haya gente que se ve igualita que hace 25 años (en nuestro recuerdo mental), el tiempo no pasa en vano señores y si pones fotos comparativas saltan las diferencias.

Un par de párrafos atrás mencioné lo de los hijos porque precisamente tanto corporalmente como emocionalmente es un cambio drástico; eso de me voy de shopping a ver que compro para mi, para mi gordo o para la casa pasa a la historia, eso de nos acaban de invitar a la playa un viernes en la noche, empaca rápido y vámonos pasa a la historia, eso de voy a dormir y estar echada hasta que me de la gana pasa a la historia, eso de mis compromisos sociales agendados ya son un hecho pasa a la historia, eso de me voy a arrancar pasó a la historia; todo depende de si hay tarea escolar, si ninguno se enferma, si ellos tienen compromisos sociales, si no surge algo de último minuto que siempre pasa.

Aunque parezca queja, no lo es,  no me puedo sentir más bendecida aunque viva can-sa-da, en ocasiones despeinada y mal comida. Esta fue la vida que mi #flamantisimo y yo escogimos y no teníamos ni idea de lo que sería y si en algún momento sospechamos como sería no estabamos ni tibios.

Si les puedo decir que aunque a veces me siento la “mamita de la sabiduría”, la vida no deja de sorprenderme, cuando creo que lo he visto y escuchado todo sale el conejo del sombrero.

Esta maravillosa etapa me ha enseñado que no debemos dar NADA por sentado, que la vida supera la ficción por calles y nos da unas sorpresas que ni sabemos, que lo único que tenemos es el HOY, que debemos aprender a escoger nuestras batallas porque no se pueden ganar todas, que no siempre tenemos la razón, que el amor (sea en pareja, familia o amigos)  hay que cultivarlo, que la vida es un pestañeo y que lo que eres hoy no define lo que serás mañana.

Siento que acabo de quitar los adornos navideños y acabo de cerrar la puerta del depósito y ya debo volver a abrir y volver a poner todo de nuevo, así se pasa la vida cuando pasas de los 40, tienes una familia, un negocio y cien mil responsabilidades.

Cada etapa es como un escalón más arriba hasta que ciclicamente llegas de nuevo al momento en que estás sola con él, vuelves a estar a solas con el amor de tu vida pero a otra velocidad y con otras prioridades.

Que les puedo decir, mientras llega ese momento estoy disfrutando del camino, y ustedes??

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s