La Miseria de tener Fama y Fortuna

FA4F911D-97DF-47DD-ADCB-813D5AC7B567

Hace un par de días escuchaba un programa de radio que me encanta, donde hablan sobre artístas y farándula internacional; ese día específicamente comentaban sobre la cantante Taylor Swift, quien es la actual artísta más millonaria y numero uno en ventas. Se ha convertido en la top de los top.

Y pensaba, wao! Lo que es el destino marcado desde que naces, que esta muchacha solo tiene 30 años y ha roto records de todo tipo, cargando con una fama y un escrutinio público berraco desde que era una adolescente, y me creó una curiosidad que seguro nunca despejaré; como hará para manejar eso emocionalmente?? (Especulo que debe tener terapistas y coaches de todo tipo).

No les voy a negar que flamantísmo y yo hemos fantaseado varias veces con eso de la fama y la extrema fortuna y cómo probablemente actuaríamos. Es algo que quizás jamás sepamos; ambos a la edad de Taylor, ya estabamos casados, teníamos nuestro primer hijo y nos habíamos encharcado en deudas duras de pagar por los próximos 30 años, por lo menos.

Es cierto por otro lado que la proyección y el enfoque que se le puede dar a un muchachito(a) en un país tercermundista como el nuestro versus el que se le puede dar a uno viviendo en un país como Estados Unidos es abismal.

Volviendo a lo de nuestra fantasía, flamantisimo muy íntimamente me dice: “amor tu te imaginas que nosotros súbitamente tuviésemos un golpe de suerte y empezáramos a ganar mucho dinero, o nos ganamos un lotto, o recibimos una herencia inesperada y desconocidad, como esas de las películas tipo cuento de hadas?, cómo cambiarían nuestras vidas?”, se queda pensando un momento e inmediatamente dice: “emocionalmente al principio todo es felicidad y alivio pero luego, como se maneja esa parte emocional?”

Y tiene razón, a quienes nos toca pilar por el arroz y trabajar para pagar cuentas nos costaría muchísimo primeramente aprender a manejar el tsunami de gente que antes ni te determinaba que ahora empezaría a llamarte, mandarte mensajes o hasta tocarte la puerta, para estar IN contigo porque donde está el bille es donde todos desean estar.

No se crean, nosotros en broma y en serio tenemos una listita oculta de gente que ha estado alrededor de nuestras vidas y ha tenido reacciones tales como: apartarnos, hacerse los locos para chifearnos, ignorarnos o solo hablarnos lo justo y lo necesario porque no les queda de otra; y dadas las circunstancias nos mantienen en sus vidas; solo se acuerdan de nosotros cuando servimos para algo que ellos desean; y estoy segura que todos y cada uno de ustedes tienen gente así en sus vidas. Uno ya aprende a vivir con eso.

En nuestro caso tenemos clarísimo quienes serían los muy pocos que entrarían a nuestro reino; se formaría lo que nosotros llamaríamos “la eliminación de los feos”. Jajajajajajajaja no se crean para mí esa sería una de las partes más divertidas, y no es porque soy mala, sino porque soy justa, quienes no estuvieron en los dolorosos, olvídense de nosotros en los gozosos. Que risa!! Sigo riéndomeeeee jajajajajajajaja

Es bien sabido y entendible que todos en este mundo sueñan con tener primero fortuna porque eso provee una vida llena de comodidades, privilegios, cosas ricas, acceso a exclusividades y poder antojarte de lo que desees porque te lo puedes costear. Y segundo, sumada a esa fortuna tener fama y poder, porque hay quienes con esa fama manejan a su antojo a otros y ponen a su favor situaciones.

Digo esto porque debemos entender y hablar sin tapujos de que efectivamente somos animales racionales, ese pedazo “animal” es el que maneja los instintos, y para mí, instintivamente el ser humano desea sentir dominancia sobre los demás, es como un depredador que acaba con todo aquel que percibe más débil. De ahí la naturaleza hostil de algunos niños que no saben manejar ese sentimiento y se quieren imponer a otros.

Cuando nos volvemos adultos todo se convierte en un “juego de tronos” mantenernos en constante defensa con tal de no ser aplastados. Es así y no me pueden decir que no. (En los trabajos, en los grupos de estudio, en los grupos de amistades, en las familias siempre hay uno que desea montarse arriba de la cabeza de los demás).

Yo luego de ver la opulencia en la que se manejan los ricos y famosos a esas altas esferas me siento, cierro los ojos y trato de ponerme en sus zapatos; luego digo: “wao! Es difícil, porque no sabes reconocer quién se acerca a ti con buenas intenciones, no sabes quien está siendo real y verdadero, eso de la honradez, la lealtad, la fidelidad, la incondicionalidad está como imposible”, todo el que se acerca trae su segunda agenda, y finalmente es por esa razón que esas personas siempre manifiestan sentirse SOLOS, y es porque muchos no cuentan con nadie real a su lado; eso sumado a la constante adulación, hace que algunos pierdan el norte y se vuelvan INSOPORTABLES de tratar, otros caen en vicios y así. Irónicamente, su vida casi no les pertenece, dependen de una planilla de gente para hacer cualquier cosa. Mientras tanto el resto de los mortales ponemos signo de interrogación desde nuestra perspectiva pensando que si efectivamente tiene la vida resuelta como puede sentirse tan miserable?, pues creo que porque no es dueño de esa vida y no puede decidir solo.

En fin, aprovechando esta oportunidad para confesarme (como siempre) jejeje les comento que yo que soy tan expresiva, extrovertida y conversadora, me siento una más de la multitud en donde llego, otras personas que reconocen en mi un gran valor por mis aportes de repente me detienen en la calle, o me abordan en eventos y me dicen “Hola, tu no me conoces, eres cuarentidiva, yo te sigo, te admiro, por algo que dijiste tal día cambiaste mi vida, quiero agradecerte, etc.” En otras ocasiones que me han invitado a dictar charlas y conversatorios me presentan con admiración y así la gente me recibe. Logran hacer que me cohiba, nunca había sentido eso antes, no soy nada penosa, pero si me siento extraña cuando me tratan como “famosa”, imagino que es solo un sorbito de los que deben sentir los que sí son requete famosos. Vale la pena destacar que cada vez que alguien me dice que le ayude a superar algo me siento triunfante e hinchada de felicidad, hacer el bien por alguien más me llena el alma y florece mi espíritu; y me digo “hay que seguir”.

Les puedo comentar con certeza que no creo que se me pudiera subir a la cabeza, al contrario, me siento más cercana, me encanta ir por la vida compartiendo experiencias y aconsejando a todo mundo aunque no me lo pidan, siento que tengo el cuero duro y eso de la fama y la fortuna podría manejarlo con temple, claro que siempre habrán quienes quieran echar tierra sobre uno, pero mi círculo cero siempre será el mismo y ellos saben quien soy y que hay dentro de mí.

Podrías tú manejar la fama y la fortuna con todo lo que implica sin sentirte abrumado??

Anuncios