Ya no es lujo, es Necesidad…

La mayoría de las mujeres somos coquetas, pispiretas y vanidositas desde que nacemos, todavía está en debate en muchos grupos si es algo innato en el ADN o es una condición aprendida de nuestras madres o cualquier figura femenina que nos crie los primeros años de vida. Cierto es, que desde la adolescencia empezamos a gastar plata casi que suscrita todos los meses al menos en el salón de belleza. Es interesante el fenómeno porque a esa edad solo con ir al salón basta, allí ofrecen todos los servicios para que una chica de esa edad se vea divina, regia y “tumba hombre” jajajajaja, entonces en la medida que vamos creciendo el salón se va quedando corto y vamos necesitando otras ayudas, que si las dietas, que si los ejercicios, que si los masajes y otros servicios que ofrecen las estéticas, luego sigue el siguiente nivel: los dermatólogos, los cirujanos y hasta los terapistas, psicólogos y psiquiatras jajajajajaja, así estamos todas, claro que hay gente que necesita las tres últimas especialidades antes de tiempo jejejeje

Todo eso sin contar las invenciones que van saliendo en último momento, ahorita el último alarido es cejas y pestañas, que creo se va mantener por mucho tiempo porque esa parte de nuestra cara es el marco y además regala una mirada sensual e interesante, digan lo que digan (alguna gente), tener el pestañeo de Minnie Mouse es el “must” de los últimos tiempos solo porque nos sentimos bonitas y punto caso cerrado……jajajajaja que risa, defiendo mi punto con valentía..

Conozco gente que desde los 35 empiezan a salirle las despreciables canas, no hay mujer que desde esa edad le guste verse tan avejentada, porque eso es lo único que aportan las canas (vejez) el terror de todas, siempre pienso que es suficiente con que se nos vaya el colágeno a los 25 y encima nos ocurre esto otro, por supuesto gracias a Dios le damos por la persona que inventó los tintes jeje, es nuestro mejor aliado en la lucha contra las blancuzcas indeseables que  cada quince días aparecen sin piedad. Recuerdo que cuando tenía 17 años solo por capricho y moda me puse mi primer tinte (disque para variar decía yo), y mi madre sabia me dijo ” este no es tu momento de teñirte, si empiezas a hacerlo desde ahora no solo te maltratas el cabello sino que cuando realmente lo necesites vas a estar aburrida de teñirte”, en ese momento ni entendí bien el mensaje y como toda rebelde ni le paré bolas; ahora entiendo perfectamente a mi sabia madre, porque desde los 37 ya estuve aburrida, fastidiada, molesta y todos los epítetos de “ya no soporto teñirme”, que se puedan imaginar, pero qué les puedo decir?!, si me quiero ver presentable y no como la abuela de mis hijos más me vale teñirme religiosamente, ahora más que capricho o moda es una necesidad total.  Me parece hasta divertido que exista inclusive la moda de los colores del arcoiris en el cabello; confieso que si esa moda hubiese existido en mi época yo hubiese sido como rainbow dash (el pony que tiene el pelito de todos los colores), no lo he negado nunca, me encanta tanto el color que me cuesta vestir de negro, lo digo en serio.

Sé que principalmente para los hombres a veces es difícil entender que llega una época en la vida de una mujer que más que capricho o placer, hacerse cuanta cosa de belleza, se convierte en una necesidad; ellos son seres visuales, si bien es cierto son menos complicados y más prácticos, el hecho de que tienen ojos y “no son ciegos” llega a preocupar mijas, entonces precisamente por esa razón pueden distraer su atención viendo a alguien que tenga todo el colágeno del mundo y no necesite tinte porque físicamente lo tiene todo, ojo! no hablo de sentimientos, hablo de lo que se ve, el mantener los ojos de nuestros maridos, prometidos, novios, amantes y tinieblos, después de los 40 sobre nosotras, no es una tarea fácil, porque el tiempo juega en contra, además para ser franca nos gusta vernos al espejo y apreciar algo en nuestra fisionomía que es nuestra parte favorita y darnos besitos.

Hace poco recomendaba en un taller que impartí, que sería magnífico que en vez de estar constantemente pendientes de lo que NO nos gusta y en la eterna lucha mejorandolo, debemos invertir parte de ese tiempo viendo eso que sí nos gusta de nuestra cara o cuerpo y sacarle provecho al máximo, hay gente que le gusta mucho sus hombros (entonces póngase escotes que dejen verlos y luzca como una reina), le gustan sus labios (pues busque un color de labial que le parezca precioso y reparta besitos hasta por redes sociales), le gusta sus largas y contorneadas piernas (pues póngase una faldita bonita y elegante y cruce ese par de espectaculares extremidades), y así sucesivamente lo llamativo es que cada mujer tiene su propia parte bonita, cada quien a lo suyo. Nunca he estado en contra de los retoques estéticos, así que si cree que esa parte favorita necesita una ayudita para verse más estupenda y puede costearselo adelante.

Luego de esta explosión de vanidad, termino diciendo que vernos bellas y bien arregladas está directamente relacionado con nuestro buen ánimo y autoestima; es más se ha convertido hasta en antídoto para la depre cuando se asoma, ir a arreglarnos, depilarnos, peinarnos etc etc es una fabulosa medicina para el ánimo y aunque algunos hombres lo critiquen y hasta les cueste $$, están tan acostumbrados a vernos así que el día que falta el tinte o el color de uñas o la depilación; se quejan!! los desgraciados jajajajajaja, y el que no se queja al menos lo menciona. No hay nada más rico que una mujer bien arregladita y olorosa por las cuatro esquinas.

Finalmente les digo, algo que tanto hombres como mujeres debemos entender: lo que empieza en la adolescencia como un capricho, juego, moda o lujo, se convierte eventualmente en una necesidad que produce felicidad y alimenta nuestro buen ánimo que se traduce en tranquilidad y eso se proyecta hacia las demás personas, y no hablo de gruesos ni de estaturas, hablo de amarnos, aceptarnos y querernos pero con ayudita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s