Estrellas y Estrellados ðŸŒŸâ˜„️

IMG_3178

Hay un dicho popular que he usado como mi bandera muchas veces; el mismo aplica para todos los aspectos de la vida.

Como somos seres inconformes sí tenemos cierta tendencia a contar nuestras desventajas más que las bendiciones. Pero también es muy cierto que hay gente que hace un esfuerzo detrás de otro para conseguir un objetivo y le cuesta “la sangre de Cristo” y a otras personas en igualdad de condiciones todo los sale a pedir de boca.

En esa línea hoy les voy a hablar sobre la vida laboral. 

Cuando nos graduamos del colegio existen dos caminos a tomar, los jovenes que sus padres pueden permitirle que vaya de día a la universidad y continúan como si estuviesen en el colegio; y los jovenes que no se pueden permitir ese privilegio que salen a trabajar para costearse sus gastos y muchos estudian de noche (super sacrificado, yo lo viví). En mi caso fue producto de mi indecisión e inmadurez y una decisión equivocada de mi madre tambien. Pero bueno ya luego nos dimos cuenta y resolvimos.

Como les iba diciendo, uno comienza su vida laboral y no sabe hasta donde puede afectar esos primeros trabajos que acepta, porque señores, esos trabajos van quedando registrados en nuestro curriculum y cuando un buen día alguien te desea entrevistar para una buena posición no solamente toman en cuenta la preparación académica sino la experiencia.

En mi caso yo empecé trabajando (bien chiquilla), como oficinista y luego de eso me “ascendieron” a secretaria, pero mientras tanto estudiaba por las noches administración de empresas con ganas de tomar especialidad en mercadeo; mi vida laboral despuntaba en otra dirección, cuando iba a las entrevistas todo mundo deseaba contratarme como secretaria o asistente ejecutiva y así fue, y es que iba definitivamente desarrollando mis habilidades fuertemente en esa línea, nadie me ganaba redactando (eso se lo debo a mi primer jefe que fue como un padre a pesar que solo nos faltó tirar la mano jejejeje), era muy precisa con la ortografía, desarrollé el amor por la lectura, era hábil organizando archivos, atendiendo llamadas, atendiendo personas importantes para la empresa, con el protocolo que requería, y lo más importante; cada jefe tiene sus mañas para llamar o contestar, horarios, gustos, hasta su alimentación y medicamentos (se convierte una en la mano derecha y hasta confidente de esa persona) y más valía cuidarle sus espaldas porque sino había problemas.  Pero había un pequeño punto; no todos querían pagar lo que vale esa atención personalizada y VIP. Con la bobería hay mujeres super inteligentes y capaces que pasan toda una vida al pie de ese jefe que en ocasiones no tiene ni detalles con ella para cumpleaños, día de la secretaria o navidades, esa persona aumenta en conocimiento, estudia, se prepara y también tiene más edad y eso debería contar para una estupenda remuneración, hay jefes que inclusive no logran adaptarse a más nadie y se vuelven dependiente de su secre. Ellas se jubilan a su lado.

Pues yo en esa línea continué porque eran los únicos trabajos que conseguía, y precisamente los “únicos” cambios que obtuve fueron: 1)lugar de trabajo y 2)mejor salario; pero la posición era como una fotografía (los mismos deberes). Finalmente me llegó la hora de graduarme de la universidad y toda orgullosa por mi esfuerzo me presento donde el último jefe que tuve (que por cierto era un cretino) y ese señor me contesta: “usted cree que a cada empleado que saca un título universitario en esta empresa se le da aumento?” Yo contesté: “estoy segura que no, pero yo no soy cualquier empleado, mi trabajo lo vale y usted lo sabe”; mi relación con ese individuo era tan mala que yo empecé desesperadamente a buscar trabajo, porque lo que vivía a diario era un calvario y no me había ido de la empresa porque ya tenía dos hijos y no me podía dar el lujo de fallarle a ellos. Emprendí mi búsqueda, pero no estaba con el ánimo adecuado para quizás crear una buena impresión en las entrevistas, estaba bastante anciosa y deprimida que tuve que buscar ayuda profesional y mi curriculum tampoco ayudaba porque si no tenía experiencia en jefaturas y dirigiendo personal como me iban a dar un puesto así; lo que los departamentos de recursos humanos fingen no saber, es que la expertis que se adquiere “toreando” a todos esos jefes algunos difíciles y otros divos,  es la mejor escuela para dirigir personal.

Ahora me rio, pero en una entrevista de un trabajo que desee con muchas ganas, estaba frente al entrevistador y de repente se me empezaron a salir las lágrimas, me puse literalmente a llorar justo en ese momento, había ido ya a varias y veía que no me llamaban y las ganas de irme de mi paupérrimo trabajo crecían, la necesidad de mejor salario imperaba, que les puedo decir?, se me alinearon los planetas pero en contra.

Finalmente y de una manera sorpresiva se me presenta la oportunidad de ser independiente, nunca conseguí ninguno de los trabajos “soñados”, porque el destino me tenía preparada la mejor de las sorpresas. Mi madre que en un inicio tomó una decisión incorrecta por mí, en esta ocasión me estimula para que saque mi licencia de corredora siendo ella corredora hacía muchos años y con una cartera de clientes consolidada, me dice “no temas, yo te ayudo hasta que despegues sola”, como una pajarita jajajaja y así fue, conocí la libertad total, no tenía jefe ni estaba sometida a un horario y lo más importante podía dedicar mucho tiempo a mis hijos y hogar, por supuesto eso no fue “soplar botella” al principio fue super difícil, me sentía muy rara luego de tantos años de sometimiento por un salario de hambre y no solo eso, sino que todos los independientes que no trabajen no cobran, nunca hay plata segura, ya no mas décimos, ni aguinaldos pero el tiempo es nuestro y eso hoy en día vale más que el dinero.

Han pasado 10 años, en donde he sido muy feliz, definitivamente que valió la pena la espera y los sacrificios. Ahora luego de mucho sudor derramado, gano lo que me propongo y voy un paso a la vez, nada es mágico.

Es necesario mencionar que en la medida que yo “comía piso” jajajaja habían otras personas que iniciaron igual que yo y a ellas la vida les sonrió (me alegro) pero lo menciono para que vean ambos lados, conozco gente que conoció a una que otra persona influyente, se las metieron en el bolsillo y lo demás fue carpintería, sin estudios ni experiencia, consiguieron trabajos de envidia donde les pagaban varios miles, que en aquella época era billete para un soltero(a), viajaban, carro nuevo, bueno para que les cuento, gente que a los 30 tuvo su vida resuelta sin mucho empeño ni afán, solo por lo que algunos llaman suerte. Utilizaron su habilidad en el momento que la oportunidad de oro pasó.

Es muy cierto que para aquellos que no venimos de familias de abolengo la manera de tener buenas cosas y mejorar la calidad de vida es estudiando; pero también conozco personas, no con una, con varias carreras, post grados y maestrías que siguen pilando por el arroz y tratando de conseguir una posición que represente esa preparación y por supuesto conseguir un salario que les permita vivir sin ahogos. Algunos les ha tocado tener varios trabajos.

Y viendo tooooodo estos panoramas desde mi esquina, donde todo lo observo entonces es que me repito la frase “definitivamente que unos nacen estrellados y otros con estrella”.

Una persona hace algún tiempo me dijo que todos venimos con el “boleto de la oportunidad de oro” que solamente hay que estar pendientes para atraparla, y que esa oportunidad se te puede presentar en distintas etapas; si en la primera vuelta no estabas atento no desesperes, abre bien tus ojos que regresa.

Sigo pensando que hay algo adicional pero jamás está de más esperar y estar pendientes.

Hay algo que sí debe ser impensable y es dejar de intentar, dejar de “patalear” porque sino te hundes, no llegas a ningún lado y pierdes. Nada de eso es una opción.

Seguir luchando por lo que deseamos, trazar metas y cumplirlas, a veces no importa que te demores un poco más, lo importante es ejecutar y alcanzar. Luego de eso seguir con el siguiente escalón.

Consejo y moraleja; si luego de tanto laborar en algún lugar usted no es feliz y pierde el interés salga de alli porque eso le va robar su esperanza y hasta el deseo de continuar. Reestructure, replantee y siga aunque se equivoque, de ese modo alcanzará su felicidad y la de los suyos.

Que tengan mucha suerte!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s